“Toda materia comienza por un desarreglo espiritual” dijo una vez Artaud, el único personaje de la historia al que admiro completamente. En esa ocasión se refería a las posibilidades y a la credibilidad de una revolución. Para él todo lo verdaderamente justo y todo lo verdaderamente bello que se formara en el espíritu de una persona, irremediablemente se concretaría, en algún momento, en la realidad.

Todas mis reservas, mi única reserva más bien, respecto a la protesta de ayer y al movimiento social que por fuerza debe seguirle gira en torno a esto. Leo por todos lados a manera de crítica el señalamiento de que este acto pierde validez porque ha sido “politizado” y me dan ganas de taparme los ojos. ¡Qué tremenda tontería! ¿Qué es un movimiento civil sino un acto político en su más pura manifestación? Dicen que fue una movida de López Obrador cuando lo único que lo pudo ubicar ahí fue una mención a la cerrada elección presidencial de 2006; dicen que incitaba a la violencia por los machetes de los ejidatarios de Atenco que lo único que llevan siempre es dignidad y disposición para apoyar cualquier causa que consideren justa; dicen que sólo sirvió para el SME se colgara de una noble causa, y pues sí, qué más les queda si llevan una eternidad esperando ser escuchados. Y dicen una cantidad espectacular de cosas que sólo sus mezquinas mentes pueden formular.

Pero ese no es el problema, esa gente siempre estará, y como sea un movimiento social no tiene por qué, y en mi opinión no debería, separarse “quirúrgicamente” de otros problemas del país. Mi reserva es a causa de ese “desarreglo espiritual”, no creo que la sociedad lo haya vivido, confieso que yo no, al menos no a causa de la violencia, no estamos hasta la madre. No digo que las marchas sean inútiles, mucho menos que los que asisten a ellas sólo lo hagan para sentirse bien con ellos mismos, sólo digo que es prácticamente imposible estar hasta la madre y compartir el dolor de los que conocían a los 40,000 muertos, no va por ahí, no somos un país de deudos.

No somos deudos, pero no somos ciegos, y con un sincero “gracias” Javier Sicilia, que sí está hasta la madre, le echa la bolita a los jóvenes, como debe de ser. Cada quien su lucha, la de él a causa de un dolor innombrable, la de nosotros por un mundo digno de la palabra.


_
 





Leave a Reply.